¡Un niño CALMADO no es un niño PARADO!

…Es un niño ATENTO, CURIOSO, CREATIVO, con todos los sentidos preparados y abiertos al PRESENTE y a la realidad, de par en par…

Es el primer paso a un ADULTO CONSCIENTE.

Es ahí dónde nosotros, los padres, podemos contribuir a un mundo mejor. Os habeis preguntado alguna vez ¿Es el SER HUMANO bueno, compasivo y bondadoso por naturaleza o desagradable, brutal y cruel?

Sin pensar mucho la respuesta diríamos que el ser humano es capaz de todo, de o mejor y de lo peor; así sólo echando un lijero vistazo a la historia, ya que encontraremos tanto actos buenísimos, de amor incondicional, como actos crueles y sin sombra de humanidad. De ahí la tra pregunta que os planteo ¿Podemos crear un mundo en el que se exprese la mejor parte de esta humanidad?

Yo sinceramente creo que SÍ. Comprendiendo desde la paz mental y la calma, que somos parte de un GRAN TODO, y que cada una de nuestras acciones tienen consecuencias sobre los demás que conformam nuestro entorno y nuestra realidad.

Es por eso que os animo a implicar a los más pequeños en la práctica de MINDFULNESS, para que aprendan desde bien temprano que hay otra forma de estar en el mundo: Más pausada, sin tantas prisas, sin tantos juicios, con más respeto y tolerancia. Que podemos sentir AMOR hacia nosotros mismos y que ese es el principio de la CONVIVENCIA con los demás. Que ellos mismos son capaces de “Desactivar el Piloto Automático”, frenar el ritmo y vivir más conscientes.

 

¿CÓMO COMENZAR A  PRACTICAR MINDFULNESS CON TU HIJOS?

La práctica es una oportunidad para que los padres pasemos más tiempo con nuestros hijos y creemos una rutina diaria positiva. Si quieres iniciar a tu hijo o quereis iniciaros juntos en la meditación, aquí te dejo algunas ideas que pueden serte útiles, para comenzar.

  • Practica con ellos: Porque el ejemplo es la mejor forma de enseñar.

“No podemos transmitir lo que no conocemos”

  • Acompaña tu pequeño, al menos al principio.
  • Haz que la práctica sea una invitación. Activa su curiosidad; exponlo como un juego.
  • Muy Importante: ¡Que la práctica sea agradable”. No impongas nada. Sugiere el momento adecuado, pero si no apetece, deja que llegue el siguiente.
  • Si alguien se despista, será buen momento para OBSERVAR nuestras emociones. Explícale a tu hijo que es normal distraerse a veces, la mente se queda enredada en algún pensamiento… Todo está bien. Darse cuenta también es estar atento y cada vez será más fácil.
  • Sientas o que sientas, Pienses lo que pienses, está bien. No te critiques, así él tampoco se criticará en la meditación… Todas las formas de sentir son adecuadas.
  • Elegid juntos: Dónde, Cuándo, Cómo….

….. Y  sobre todo ¡¡DISFRUTAD JUNTOS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.