¿Amistades Peligrosas o … Amigos para siempre?

A través de Mindfulness con sus prácticas de Alimentación Consciente, vamos a indagar en nosotros mismos para determinar ¿Cuál es el tipo de relación que tenemos con los Alimentos? Y ¿Cómo nos lleva a comportarnos?

 

Así podrás identificar después si ésta puede acabar en un “Enganche” o “Adicción”.

 

¿Cómo puedes detectar una relación negativa con la comida? Y si es así ¿Cómo poder relacionarte de otra forma?

Generalmente podemos desarrollar dos tipos de relación con la comida:

  • “POSITIVA”: La definimos y nos referimos a ella con palabras como: NUTRICIÓN, SATISFACCIÓN, PLACER, ENERGÍA, VITALIDAD, VARIEDAD DE OPCIONES, SENTIRSE BIEN CON TU CUERPO, LIBERTAD, FLEXIBILIDAD…

 

  • “POBRE o NEGATIVA”: Ésta la definimos con términos como: CULPA, MIEDO, PRIVACIÓN, VERGÜENZA, OBSESIÓN, DESCONEXIÓN DE LA COMIDA y el CUERPO, LUCHA, DESCONTROL, ANSIEDAD, ODIO…

Reflexiona unos minutos  ¿Cómo te refieres tu mismo a la comida que consumes, a lo que te alimenta y te nutre?

Es una reflexión bastante sencilla, sólo requiere un poco de observación por tu parte de los términos y las palabras que utilizas para referirte a cómo te comportas con esos alimentos. ¿Podrás llegar a la conclusión de si tu relación es POSITIVA O NEGATIVA? Para que este sencillo ejercicio sea más fácil, ten en cuenta lo siguiente:

Dos personas podemos estar comiendo exactamente lo mismo, pero hacerlo desde lugares totalmente distintos. Un “lugar” puede ser el Permiso, el Placer, la Conexión y la Consciencia (Estar presente en ello); y el otro “lugar”, el de la otra persona, puede ser la LUCHA, el CONTROL, la CULPA, y la VERGÜENZA. Por tanto no se trata tanto del ¿Qué comes? Sino más bien desde ¿Dónde comes?¿Cual es tu “lugar”?

Todos, algunos más que otros, en algún momento, hemos estado en el lugar de la LUCHA, la ANSIEDAD y conocemos la vergüenza que genera ese lugar o situación. En ese lugar parece que nunca lo haces lo suficientemente bien.

Otro ejemplo que puede ayudarnos a comprender y a definir ¿Cuál es nuestra relación? Es cuando decimos…

“Yo como mucho más sano que mi pareja, pero él/ella tiene una relación más sana con la comida que yo”.

Ante esto, date un minuto, reflexiona y contéstate:

¿Cuál de los dos tiene, vive, una mayor experiencia de BIENESTAR?

Generalmente, esta cuestión, nos la planteamos más las mujeres que los hombres; aunque estos últimos años ya nos van alcanzando y cada vez parecen más atrapados por las preocupaciones derivadas de la alimentación y de la “Cultura de las dietas” y del “Culto al cuerpo”.

Nosotras hemos establecido, casi de forma constante, una lucha con nuestros cuerpos, pensando que podemos GANAR a la Biología y a los cambios Fisiológicos Naturales. Así que mentalmente y con todas las fuerzas con las que contamos alrededor, rechazamos los cambios e intentamos modificar y controlar lo que sabia y evolutivamente va apareciendo… y en ese camino nos vamos desconectando de las verdaderas necesidades de nuestro cuerpo y nosotros.

Esta relación que estamos viviendo, desde que somos conscientes, no sólo va de comida, también va de AUTOESTIMA, de CUERPO, de ACEPTACIÓN, de AMOR…

 

A continuación te invito a un EJERCICIO PRÁCTICO DE REFLEXIÓN:

Este ejercicio es de SINCERIDAD, en primer lugar hacia ti y después hacia tu propia evolución. Se SINCERO/A cuando te pongas a ello. Este breve ejercicio, te ayudará a tomar CONCIENCIA. Hazlo desde el NO JUICIO y desde la COMPASIÓN; deja que tu Yo Interior haga pausas, llore, se coloque, tome impulso y RESPONDA. Como ves el ejercicio no busca al CULPABLE solo ver dónde te encuentras AHORA…

“Coge papel y boli e intenta describir y escribir en ¿Qué momento empezaste a estar en lucha con la comida? ¿Qué circunstancias te llevaron a ello? Esta estrategia que te has marcado ¿Te ha ayudado y cómo a vivir la vida que quieres?”

Lo más importante para que puedas establecerte en tu relación SANA con tu cuerpo, basada en la ACEPTACIÓN, te voy a dejar 3 “Consejos”.

En esta relación sana también entrará en juego el cómo te relaciones con los alimentos… Estos 3 consejos te van a ayudar a superar los obstáculos que pueden ir apareciendo en nuestra “Relación de ACEPTACIÓN SANA” entre el cuerpo y nosotros. Algunos te pueden sonar…

  • La operación Bikini
  • Los medios de comunicación: Información externa, que nos hacen formar “Creencias Limitantes” respecto a nuestra imagen y a la importancia de esta en nuestra vida.
  • RRSS: Hay que estar atentos a la relación que establecemos con ellas, ya que pueden establecernos en la necesidad de etiquetarnos y vivir con juicios.
  • Cultura de la Dieta: Esta nos secuestra, nos ciega, haciéndonos pensar que no somos suficientemente buenos y que tenemos que encajar en una idea corporal e introduce la necesidad de cambiar el cuerpo…

Lo bueno es que podemos desafiar esas ideas, que nos ponen y fabrican barreras. Trabajando la ACEPTACIÓN desde una actitud de COMPASIÓN, vamos a aprender a vencer esos ideales distorsionados, que nos imponen los obstáculos de los que antes hablábamos. La ACEPTACIÓN es  nuestra mejor aliada.

La mayoría de las veces esta tiranía de la que hablamos, nos hace: Comer desordenadamente, Caer en Trastornos Alimenticios y Tener una mala relación con nuestro cuerpo, no quererlo e incluso maltratarlo como consecuencia de ella.

Otro gran obstáculo, para establecer esa relación sana de aceptación, son nuestras VOCES INTERIORES. Estás, aunque las escuchamos más cuando vamos siendo más adultos, comienzan a forjarse e intervenir desde nuestra más tierna infancia, despertadas por las voces de nuestro entorno más familiar (el que está compuesto por gente que nos quiere…). Sus “Juicios” y “Expectativas” nos importan demasiado, nos ciegan y nos secuestran.

“La COMPASIÓN nos ayudará a reforzar nuestra Autoestima y nuestro “Poder Interior”.

A menudo todo ello genera una “POBRE” imagen  corporal, que va unido a una “Autoestima Baja” y a un falso sentimiento de PODER en el PERFECCIONISMO. Las voces son hipócritas y súper controladoras.

Antes de saber si llevas bien lo de ACEPTAR  tu cuerpo, párate a pensar…

¿En qué  consiste para ti esa ACEPTACIÓN CORPORAL?

  • Sentir que tu cuerpo no es ni bueno ni malo; ni correcto ni incorrecto. Es lo que es…
  • Entender que no me tiene porque gustar mi cuerpo, para saber que he de cuidarlo.
  • Respetar y confiar en las necesidades del cuerpo para cuidarlo. Nutrirlo adecuadamente sin renunciar al placer.
  • Ser capaz de desafiar “Creencias Corporales Negativas-Limitantes”.
  • Relacionarte con tu cuerpo de forma AMABLE.
  • Aceptar que todos los cuerpos no son iguales, que vienen en distintos formatos, y envoltorios…
  • Encontrar valor corporal en cosas fuera del aspecto, imagen, físico… que pueda aportar el cuerpo…

Aquí van los 3 CONSEJOS para CULTIVAR LA ACEPTACIÓN CORPORAL:

1- OFRECE RESPETO A TU CUERPO:

Como dijimos antes, “No es necesario que nos encante nuestro cuerpo, para saber que debemos cuidarlo y respetarlo”

Respetar a tu cuerpo significa “Apreciarlo” por todas las grandes cosas que él hace por ti, o te permite que hagas. También es “Escucharlo” y “Atender” las necesidades de tu cuerpo y lo que intenta decirte…

“Enfócate en lo que tu cuerpo PUEDE HACER en lugar de en CÓMO SE VE”.

Se proactiva/o con lo que tu cuerpo te regala.

 

Por ejemplo puedes aprender una nueva actividad física, pero porque por observación de tu cuerpo, éste te esté indicando que eso es lo qué necesita… Cualquier actividad puede hacerte entrar en el juego, de escuchar al cuerpo. Tu cuerpo puede pedirte más dinamismo, puedes interpretarlo como la necesidad de caminar, de correr, pero escucha atentamente su necesidad… No hace falta que te corras una maratón.

En este aspecto, en este caso por experiencia personal, te recomiendo el YOGA. Existen muchos tipos de practicarlo, muchas posturas y dinámicas, pero siempre es fundamental practicar la escucha, desde tu contacto interior. Tu cuerpo no siempre está igual; hoy será capaz de una cosa y mañana te sorprenderá con otra, hoy avanzas… mañana retrocedes… No establezcas una competición, ni contigo ni con tu entorno en la práctica, escucha ¿Dónde quiere llevarte tu mente?, pero también estate atenta a ¿Dónde te dejará llegar tu cuerpo en la realidad? Y DISFRUTA…

  1. SE COMPASIVA CONTIGO MISMA:

“Empieza a hablarte y a tratarte con AMABILIDAD”

Como te decía antes, una “POBRE” imagen corporal, puede comenzar en la infancia, con esos mensajes críticos que recibimos hacía ella o hacía nosotros mismos.

En términos sencillos, trátate como tratarías a tu mejor amiga. Comienza a darte cuenta de las críticas negativas que te haces durante el día, y comienza a transformarlos en COMPASIÓN (EMPATÍA + ALTRUISMO).

EJERCICIO DEL “CRÍTICO INTERIOR Y LA VOZ COMPASIVA”

  1. a) Cuando tengas un “Pensamiento Negativo”, dilo en voz alta. Identifica ese pensamiento como parte de tu VOZ CRÍTICA INTERNA.
  2. b) Desafía esa “Creencia Negativa Limitante” desde la COMPASIÓN. Imagina que ese pensamiento lo estuviese expresando otra persona, tu mejor amiga. ¿Qué le dirías ante ello?
  3. c) Expresa, también en voz alta, también todo eso que le dirías al CRÍTICO desde tu voz compasiva.

Este ejercicio puedes hacerlo en voz alta o también por escrito. Te ayudará a tomar perspectiva y a desafiar a tus pensamientos automáticos. Permítete ser espontánea y libre al expresarte. Un momento clave puede ser la primera vez que te muestras en un lugar donde hay personas que te conocen, como por ejemplo en la playa o en la piscina cuando llega el verano, o el primer día de curso o en el trabajo, tras una vacaciones.

  1. REVISA TUS RRSS:

Debes revisar con cuidado las RRSS que utilizas. Elimina aquellas cuentas que intencionadamente o no intencionadamente, te hacen sentir mal, algo negativo respecto a ti misma/o. Aquello que te hace pensar que debes cambiar lo que eres o que no eres lo suficientemente bueno/a para el lugar donde te encuentras o el momento vital que estás disfrutando.

Elimina las cuentas en RRSS que te provocan INSATISFACCIÓN”

LAS RRSS pueden ser una gran cosa o pueden ser un verdadero peligro y desastre en nuestro desarrollo…si al final funcionan como una barrera o una coartación de las libertades de tu expresión…

Te invito a que te fijes en ¿Cómo te sientes cuando pasas mucho tiempo en las RRSS? ¿Cómo te sientes cuando exploras ciertas cuentas? ¿Qué pensamientos se forman e tu mente tras tu interpretación de lo que recibes?…

Si surgen pensamientos tipo:

  • Tengo que hacer….Dieta… (Sin tener en cuenta otros condicionantes de ello)
  • No soy suficientemente buena en… Running, Spinning,… Yoga… Voy a entrenar 10 horas más a la semana… (Sin tener en cuenta hasta dónde te permite tu cuerpo llegar… Sólo escuchando a la mente)

Tal vez esa cuenta no te esté ayudando a establecer esa Aceptación Corporal, que necesitas para encontrarte bien contigo misma y avanzar libre…

Pero también hay cuentas en RRSS, que pueden ayudarte a encontrar esa ACEPTACIÓN  y esa COMPASIÓN  hacia ti misma. Algunas que a mí me gustan mucho son por ejemplo las siguientes, en Instagram:

  • El cuerpo que somos
  • BodyPositiveByMai
  • DesnudateAutoestima

Pero estoy segura de que hay muchas más que pueden ayudarte mucho, sobre todo a nivel de tu “Aceptación corporal”,  manteniendo y respetando los principios sobre esa “ACEPTACIÓN” que aquí hemos propuesto.

Recuerda: NO TIENES PORQUÉ HACER TODO ESTO SÓLO.

Existen grupos de apoyo, terapeutas especializados en “Imagen Corporal”, “Alimentación Consciente” y “Aceptación”. Sigue cuentas en RRSS que te inspiren y comparte, siempre que puedas y quieras tu experiencia, puede ser muy sanador.

Y ya sabes que si me necesitas puedes contactar conmigo. Siempre que pueda ayudarte lo haré.

Para empezar después de tanta reflexión, te dejo una meditación que puedes practicar cuando necesites parar a reconocer tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.